Recomendamos: Directorio páginas móviles - Wikipedia PDA Desde 2000 ofrecemos los mejores contenidos sobre movilidad

PDA


 
RSS de noticias  · RSS Noticias
· Otros RSS
Versiones PDA y AvantGo. Foro móvil. Versiones PDA y móviles
Noticias
Artículos
Tutoriales
Análisis
Modelos de PDAs
Comparador de PDAs
Programas PDA

Canales para PDA
Enlaces

Enviar Noticias
Recomendados
Más votados

Regístrate
Tu cuenta
Miembros
Foros
Chat
Eventos
Galería de Fotos

Principal
Crónicas de kedadas
Fotos de las kedadas
Foro específico

Buscar
Versión PDA-wireless
Revista PDAUser
Para empresas

Colaboradores
Nosotros
Enlázanos

EN TU BOLSILLO

Edición PDA para AvantGo

Más sobre edición móvil
  

FEEDS RSS
Noticias                  







Más feeds...

LINKS RECOMENDADOS


     

Palm España


Articulos

Articulos >> Eventos                                                                                                    Recomendados :: Más votados
Autor

[an error occurred while processing this directive]
Preguntas y opiniones sobre este reportaje  Enviarpor e-mail  Versión para imprimir  Guardar en Yahoo
Enviar a Menéame  Enviar a Fresqui  Enviar a Del.icio.us  Enviar a Digg

Campus Party 2003 - Guía de supervivencia

por Palmípedo | 29-Jul-2003

Palmípedo comparte con nosotros sus experiencias de la pasada edición para servir de guía a todos los que asistimos este año desde PDAExpertos a la CP2003.

 
[an error occurred while processing this directive]

PRÓLOGO

Bueno, supongo que algunos de vosotros ya me conoceréis, me llamo Palmípedo y soy de Barcelona. Barcelona es un pueblecito de Catalunya, no creo que hayáis oído hablar de él.

Como todos sabéis, este texto será una guía práctica de supervivencia en la Campus Party, basándome en mis experiencias anteriores, concretamente nos vamos a basar en la edición del 2002, por lo tanto, será más una narración que una guía, ya que creo que será menos pesado y aburrido. Quizá cambien mucho las cosas este año (2003), pero por lo menos os podréis hacer una idea de en qué consiste.

Más información sobre la Campus Party 2003:
· Sección eventos.
· Post en los Foros.
· Web oficial del evento.

LA PLANIFICACIÓN

Oficialmente estaba inscrito y una vez me notificaron que habían recibido mi transferencia bancaria (forma de pago única por entonces), me dispuse a planificar a toda prisa. No lo recuerdo bien, pero creo que tenía como mucho dos semanas para organizarlo todo. No tenía tienda de campaña, ni forma de transportar el equipo y todavía no había comprado los banaflos para mi tapiporla! En resumen, estaba un poco histérico, bueno, quizá lo peor de todo es que no sabía lo que necesitaba llevar realmente. Entonces, después de hablar con mi amigo y de informarme por algunas webs, hice una pequeña lista mental de las cosas que necesitaba, unas las tenía que comprar y otras simplemente las podía conseguir o ya las poseía. Aquí os remito las principales que pensé que debía llevar:

Tienda de campaña de cuatro plazas:

Me lié a mirar tiendas de campaña por todas partes, y bueno, encontré una tienda de cuatro plazas que estaba muy bien de precio, me lo pensé, comparé y la compré. La busqué de cuatro plazas pese a que iba a dormir solo, pensaba que necesitaría espacio y el incremento de peso y dinero no era muy notable.

Saco de dormir:

Me miré un saco de dormir muyyy fino, pues sabía que iba a hacer calor. También hay que tener en cuenta que contra más fino es el saco, menos pesa y más barato es.

Mochila:

Pues no creo que sea complicado de entender, en algún sitio se tienen que llevar los cacharros, no? Sobre todo hay que pensar que a parte del viaje, también en la misma Campus, cuando tengamos que ducharnos, necesitaremos llevar la ropa en algún sitio, por lo tanto lo ideal es no pasarse con el tamaño de la mochila.

Carro o carretilla:

A ver, esto quizá es más complejo de lo que uno se espera y da para bastante tema. En principio elegí un carro que soportara 30 kilos, sólo iba a llevar el equipo.

Aislante para dormir:

“Seguro que por ahorrarse 6€, más de uno se dejará la espalda.” Eso pensaba yo, así que compré un aislante de dos plazas de los que van enrollados, nada de hinchable ya que me gusta dormir sobre duro. Esto, aunque no lo parezca, dará para unas líneas más adelante.

Ropa cómoda:

Quizá esto también dará para más tema. En principio pensé en llevar una muda para cada día, pantalones cortos que sean cómodos, un bañador, unas cuantas camisetas de mi colección...

Calzado muyyyy cómodo:

Esto lo tenía muy claro, en la Campus se está con chanclas, lo demás son tonterías. Así que me llevé unas bambas y unas chanclas de las que tienen cierre también por el tobillo.

Cojín:

“Si no te pones un cojín en el culo, acabarás con el culo cuadrado”. Esto es lo que me dijo mi amigo, así que le hice caso.

Dinero suelto:

A ver, supongo que en esto no hay mucha duda. En la Campus se incluye la comida, pero ¿y el clásico picoteo? La bebida, la merienda, los helados... Incluso descubrí una nueva hora de comer entre la cena y el desayuno!

100 CDs vírgenes:

Esto quizá es esencial, hay gente que va allí sólo por el ancho de banda y según me comentaron, 100 discos eran más que suficientes para bajarme distribuciones de Linux u otras cosas de interés. De esto también hablaremos más adelante.

Clasificador de CDs tipo álbum:

Una vez los empiezas a utilizar te acabas olvidando de todos los otros sistemas de almacenamiento.

Unos auriculares:

Esto es un elemento imprescindible para aislarse del ruido constante. Pensé que lo mejor que podía hacer era llevarme unos tipo Hi-Fi, que cubrieran todo el pabellón auditivo.

El ordenador:

Bueno, esto ya es más subjetivo. Yo no me llevé mi actual equipo, me llevé un AMD900, con 512 MB de RAM, montado en una placa base ASUS A7V, con una tarjeta gráfica Gforce 2 de 32 MB, un lector de DVD, una grabadora de x48 y un extractor de alto caudal montado en el frontal de una caja media por temas de espacio y peso, aunque llevé un monitor de 19’’.

En principio diréis “¿Dónde va este con un 900?”, pensad en que no quería llevar un equipo bestial porque todavía no tenía muy claro como iba a ser de accidentado el viaje.

Si os fijáis bien, he comentado que llevaba una grabadora de x48. En el verano del 2002 estas grabadoras eran prácticamente imposibles de encontrar, pero quería grabar a toda velocidad, así que busqué como un loco la mejor del mercado.

Lo que sí que me habían comentado es que el ordenador hay que llevarlo formateado y recién instalado, por lo tanto ahí tenía faena para horas.

LA PREPARACIÓN

A ver, una cosa tengo clara, no se pueden dejar las cosas para el último día.

Lo primero que piensas es: “¿Vale, cómo puedo llegar?” Yo elegí ir en tren, mucho más cómodo que el coche, a parte de que sacarme el carné de conducir y comprarme un coche me salía un poco caro.

Compré billetes para el Euromed, salía de Barcelona a las 7 de la mañana y llegaba sobre las 10 más o menos (más menos que más). Pues bien, los billetes más vale que los compréis con antelación, tanto los de ida como los de vuelta, sobre todo estos últimos.

Estuve practicando como montar y desmontar la tienda de campaña, sacar y guardar el saco de dormir, colocar el equipo en el carro y volverlo a sacar...

De esto saqué dos conclusiones rápidas:

  • La tienda de campaña es muy fácil de sacar, más o menos fácil de montar y dificilísimo de volver a meter en la bolsa.

  • El carro que había comprado no aguanta el peso de mi equipo.

La última conclusión era terrible, porque necesitaba algún modo de mover el equipo! La única solución plausible era reducir peso. ¿Pero cómo?

EL DÍA ANTES

Imaginad si estaba nervioso que para mí no hubo día antes, puesto que simplemente no me pude permitir el lujo de dormir aquella noche. Pese a haberlo planificado todo, a última hora me di cuenta de lo difícil que sería llegar con tanto trasto a Valencia. Me pasé toda la noche en vela preparándolo todo, reduciéndolo todo al mínimo espacio posible.

Lo que más quebraderos de cabeza me causó fue el monitor, un señor monitor de 19'' de gama alta como el mío vale una pasta, es enorme y pesa un “güebo“. Vamos, que tenía todas las cualidades necesarias para no formar parte en el equipo de mi expedición. Como no tenía más opciones tuve que hacerme a la idea de que tendría que llevarlo, sólo faltaban unas horas para coger el tren y el monitor que podía llevarme, el de mi hermano, era un Sony de 17'' edición especial. ¿Y no era plan de robárselo, no? Bueno, vale, lo pensé! Pero no lo hice, que es lo importante!

Tuve que desmontar mi ordenador entero y montarlo en una semi-torre, así ahorré mucho peso. Reduje la cantidad de camisetas, descarté del todo el llevarme la consola...

En resumen, conseguí una caja para el monitor, lo metí dentro con el teclado, el ratón y todo lo que cabía para hacer presión. Lo puse todo de tal manera que no pudiera moverse nada. La caja iba encima, junto al aislante para dormir, la tienda de campaña y la ropa. Lo tensé todo con pulpos de esos para la baca del coche, hice tanta presión que podía oírse doblar el metal de la torre.

De todas maneras me di cuenta de que la única manera de transportar el equipo era en un carro de la compra, de esos de cuatro ruedas, que son más estables de lo que parecen. Una vez montado todo el conjunto, la verdad es que es bastante penoso, da el aspecto de que sea uno de esos vagabundos que salen en las películas. Pues exacto, por increíble que parezca, ese es el aspecto que necesitas para asistir a la Campus Party! ¿Cómo, que no te gusta ir hecho un guarro? Pues no vayas hecho un guarro, pero no encajarás en el ambiente. Igualmente, con un ordenador encima, los discos, la mochila con la ropa y todo el resto de elementos necesarios para pasar una semana en la Campus.... ¿crees que vas a tener un aspecto elegante? Bueno, tú mismo.

Una vez acabados todos los preparativos, lo normal es que te invada una sensación en el cuerpo, como un hormigueo... No, no es falta de higiene personal, es esa sensación que todos tenemos cuando vamos a hacer algo importante por primera vez, cuando vas a salir por primera vez con alguien, cuando vas a la primera entrevista de trabajo (y la segunda, y la tercera...), seguro que me entendéis. Es esa sensación estúpida que hace que nos preguntemos: "¿Pero qué hago? ¿Voy a irme de mi casa a pasar una semana  con unos completos desconocidos?" A ver, la mejor medicina para ese tipo de preguntas es darse cuenta de que son un bucle, y que no sacamos nada de hacérnoslas. La única manera de saber si ir a la Campus va a ser algo que os guste, una experiencia para contar a vuestros hijos, es pensando: "Voy a ir, y si me lo paso bien, pues bien, y si me lo paso mal, le diré a todo el mundo igualmente que me lo he pasado de muerte y haré una Guía de supervivencia!" En serio, hay que quitarse el miedo de encima, quizá pensáis que es una tontería pero este punto es muy importante.

HACIENDO EL EUROMED

Puede que este punto no le interese a mucha gente, pero vaya, yo lo explico como anécdota.

Después de correr como un desesperado hasta casa de mi amigo, cuando llegué y subí a su casa, me di cuenta de que él no había podido preparar nada! Llevaba tantas horas sin dormir como yo, sólo que a él le fue peor la noche.

Le ayudé como pude, embalando cada pieza, monitor, caja, teclado.... Suerte teníamos de que nos llevaran en coche.

Metimos todo en el coche de tal manera que yo, que iba en la parte de atrás, tenía que aguantarlo todo, porque esto resultó ser lo más rápido. Nos fuimos como locos. Imaginad, un Peugeot 206 a unos 180 por la autopista, todos con cara de velocidad, yo cronometrando, sujetándolo todo e intentando mantener una conversación civilizada pese a mi estado. Por lo visto mi compañero se había olvidado las chanclas, y bueno yo intenté como pude buscarlas en nuestro equipaje, pero como era de esperar, no encontré nada. Cuando llegamos a la estación faltaban pocos minutos para que saliera el tren.

EN EL EUROMED

Llegamos corriendo al ascensor que bajaba hacia el andén, mi amigo bajó primero con todos sus bártulos, lo perdí de vista y me pude permitir respirar. Mientras bajaba por el ascensor me tranquilicé mucho, me calmé. Las puertas del ascensor se abrieron y allí estaba, ante mis ojos, no podía creerlo. Era el infierno! Gente gritando como loca, ordenadores por todos lados, ordenadores a mi derecha y a mi izquierda, estaba lleno de gente! Mi amigo comenzó a gritarme y yo desperté de mi asombro y me puse a correr como un loco hacia el tren! Era mi primer contacto con campuseros, teníamos que ayudarnos los unos a los otros para subir todos los equipos, yo dejé mi equipo en el andén (la primera vez que lo abandoné) y subí al tren a ayudar a colocarlos, teníamos que subir mucho peso a pulso, la gente sudaba y le faltaba la respiración. El tren se iba sin nosotros! Cogimos todo lo que había en el andén, no sabíamos donde estaban nuestras cosas, nos limitábamos a ayudar a la gente, no sabíamos ni cómo se llamaban pero ya se podía respirar ese espíritu de ayuda. Una vez cerraron las puertas pudimos "descansar", a todos nos faltaba la respiración, y más o menos intentábamos buscar nuestras cosas para tenerlas un poco controladas. Justo cuando encuentro mi equipo veo a un tipo de RENFE manipulándolo, y qué es lo que veo? Que le pega un golpe bestial contra el suelo! Le grité, pero no llegué a ensañarme con él, pues la verdad es que era imposible manipular tanto peso sin torpeza. Nos sentamos en nuestros asientos, y esa mezcla de emoción, cansancio y enfado con uno mismo, hizo que me relajara del todo en mi asiento. Pese a todo, no dormí ni un solo minuto de las 3 horas de viaje.

LLEGAMOS A VALENCIA

Al llegar a Valencia la gente se dirigió al compartimiento de equipajes como loca, era un caos, no sabía dónde tenía mis cosas y me puse bastante nervioso, yo estaba ayudando por la parte de abajo, con otras muchas personas, a descargar los equipos. Al final, con todo descargado, nos pusimos todos a buscar lo que era de cada uno, no sé si a alguien se le perdería algo ese día, o si descargamos algún paquete de más. Descargamos todo lo que podría ser de un campusero, no teníamos tiempo para preguntar de quién era.

Una vez fuera de la estación llegó una pequeña odisea, encontrar taxi! Yo tardé en asimilarlo, pero los taxis eran blancos, acostumbrado toda la vida a verlos negros y amarillos... Pero lo realmente increíble, es que en Valencia los taxistas se niegan a llevarte si llevas algún bulto un poco grande. Yo intenté sobornarlos, pero nada, que resulta que nos les pagan un plus por llevar bultos y no quieren llevarlos. Al final, cada paquete tiene que coger un taxi, por suerte yo pude coger uno sólo, pero al parecer más de uno tuvo que coger dos taxis, uno para él y un bulto, y otro para el otro bulto. Después yo, en mi estado deplorable, me puse a conversar con el taxista. Le expliqué que en Barcelona coger un taxi es como ir a comer a un buen restaurante, sólo lo puedes hacer muy de vez en cuando, y él indignado me explicó como va el tema de los taxis en Valencia. Llegué a la Campus por unos 5€, esto en Barcelona me hubiera costado bastante más.

ESTOY EN LA CAMPUS!

La verdad es que el recinto donde se celebra es de lujo, un marco espectacular. Era todo inmenso, muy blanco y con un lago de agua azul impresionante. Lo que más me llamó la atención fue que no había nadie en el agua pese al calor que ya empezaba a hacer, pero es que al parecer, estaba no sólo prohibido, sino que como se te ocurriera tocarla ya tenías a alguien de seguridad chillándote.

Entonces entré en la zona donde esperaban los campuseros, daba una impresión muy negativa, pues para empezar había cientos de personas haciendo una cola enorme, y otros cientos sentados en el suelo. Mi amigo y yo nos turnábamos, mientras uno hacía cola para conseguir el pase, el otro vigilaba los equipos y viceversa. La cola, no recuerdo muy bien, pero duró varias horas, en resumen, muy mala organización. Mientras hacía cola fui observando al circo de campuseros que tenía alrededor. Unos chavales que durante esas horas de cola no hablaron más que del Quake y de lo buenos que eran, otro grupito con camisetas del Warcraft, veía pasar ordenadores para un lado y para otro, unos “mods” impresionantes. Lo mismo veías a alguien que se traía el sillón del salón de su casa, que a otro con el logo de Quake III tatuado en el brazo (verídico)! Lo que más me asombró es que había gente que saludaba a mi amigo, incluso lo llamaban por el nombre! Era asombroso, con la de gente que se llega a conocer en un sitio así... ¿cómo puede alguien recordar una cara y un nombre en concreto? Más tarde lo entendería. Me podría alargar mucho con la de cosas que vi que me asombraron, pero me voy a centrar un poco más en lo que interesa.

Una vez me dieron mi pase, fui a hacer cola para que me dieran una plaza de parking donde acampar, y había ya una última cola para pasar al recinto de ordenadores. La cola para acceder a este recinto era más que impresionante, era monumental, tan monumental que preferí no hacerla. Mi amigo y yo, gracias a un despiste de seguridad, pudimos acceder a la zona de ordenadores desde la zona de acampada, pero aunque no lo creáis, nosotros no sabíamos que no podía hacerse, por lo visto había una cola de 2 o incluso 3 horas para entrar.

Quizás os sorprenda la conclusión a la que llegué, pero es esta: Si quieres ahorrarte papeleos, colas, y sobretodo perder tiempo, ve a la Campus lo más tarde posible.

LA ZONA DE ACAMPADA

La zona de acampada no es más que un parking, inmenso, pero un parking. Por suerte, anteriormente había practicado el montar la tienda de campaña. Esto me ahorró un montón de problemas, porque sabía donde tenía que poner cada cosa en su interior. Lo dejé todo ordenado (qué poco que iba a durar!).

Había mucha gente que se llevó la tienda de campaña y no sabían ni montarla. Imaginaos, yo que hacía unos días no sabía ni montar la mía, enseñando a 8 personas a montar una tienda de campaña enorme, sin instrucciones ni nada. El tema del colchón inflable dio para muchos dolores de cabeza, unos no se habían acordado de traer un fuelle, otros simplemente confiaban en que alguien se lo dejaría y a muchos se les rompió en el primer intento de usarlo. En resumen, que mi idea de llevar un aislante enrollable fue simplemente genial, más de lo que os podáis imaginar. Cerré mi tienda de campaña y me fui a intentar entrar en la zona de ordenadores.

EL RECIENTO DE ORDENADORES

A ver, si os dijera que no es espectacular, os mentiría. Si te ponías en una punta del recinto para mirar hacía la punta opuesta, simplemente la vista no alcanzaba a distinguir el final. Había tanta gente, tantos ordenadores, tantos cables.... Era impresionante! Los miembros de seguridad usaban scooters para desplazarse por la sala.

Lo que son sitios individuales, no es que impresione tanto, así de simples son: Una mesa de madera hecha polvo, pero muy estable y robusta, una silla plegable de madera incómoda si no usas cojín, puntos para la corriente y un cable de red.

Sí, la primera vez que lo vi, dije: "Dios! ¿En este sitio voy a estar una semana?" Pero después le vas cogiendo cariño, llega un momento en que puedes ir hasta tu sitio sin mirar más que la cara de la gente de tu alrededor, entonces puedes considerarte como integrado en tu puesto.

DUCHAS Y SERVICIOS

Esto que explico ahora, fue una evolución continua. El primer día teníamos unas letrinas en la misma zona de acampada, pero no duraron mucho tiempo, pues al llegar la primera noche el pestazo era impresionante, en castellano no hay palabra que pueda llevar a hacerse una remota idea de lo intenso que era ese conjunto de olores.

Después teníamos unos “lavabos físicos”, exactamente eran dos tazas y dos urinarios, para los miles de hombres que éramos. Las mujeres lo tenían un poco mejor porque eran menor número. Las duchas no las descubrí hasta mucho preguntar tanto a organizadores como a campuseros. Estaban en el quinto pino! Concretamente justo antes de llegar al sexto a la derecha. En serio, descubrí que junto a las duchas había decenas de letrinas sin ni siquiera estrenarse! Pero es que resulta que para llegar desde la zona de ordenadores hasta las duchas o las letrinas, se podrían tardar unos 15 minutos en llegar (verídico). Las duchas eran las clásicas duchas que hay en las obras, son una especie de módulos. La verdad es que había bastantes, de todas las veces que me duché, sólo una vez lo hice con alguien en el mismo módulo, el único inconveniente, es que no estaba especificado prácticamente en ninguna ducha, cual era para hombres y cual para mujeres, y creedme, más de uno se llevo una alegría sin buscarlo.

DEJANDO EL ORDENADOR SIN VIGILANCIA

La verdad es que pese a saber que había mucha gente con mejor ordenador que yo, no me fui tranquilo. En la Campus hay un sistema de identificación, te dan unas pegatinas con tu nombre y un código de barras. Cualquier ordenador que entre a la Campus debe llevar su identificación, y a la hora de salir de la Campus te hacen una revisión de lo que llevas, según mucha gente, demasiado exhaustiva. Según mi punto de vista, mejor, mayor seguridad.

El recinto estaba fuertemente vigilado por guardias de seguridad, y nadie podía pasar sin identificación. Algún campusero logró pasar a la familia, y según me pareció entender, lo expulsaron por no seguir las normas básicas de seguridad.

Lee la 1ª parte | 2ª parte | 3ª parte

Comentarios sobre este reportajeEnviar a Menéame  Enviar a Fresqui  Enviar a Del.icio.us  Enviar a Digg  Preguntas y opiniones sobre este reportaje  Enviarpor e-mail  Versión para imprimir  Guardar en Yahoo
9.73 puntos (9.73) | 43 votos
[an error occurred while processing this directive]
Información legal   PublicidadColabora con nosotrosEn tu web (RSS)  Contacta con nosotros | Sitemap 
Dirección y Producción: José Julio Ruiz (Linkedin)
Todas las marcas registradas y copyrights que aparecen en este sitio web pertenecen a sus respectivos dueños Keide Advanced Solutions:
movilidad e Internet
    

| Rescate de España | Modelos de Palm | Wikipedia para PDA | Páginas móviles |
 © Año 2000-2013    v 5.1